“Te quiero por ser libertad, y por lo mismo te sigo creyendo cierto”

Lo ultimo que quería era romperte por dentro.
Tengo una tormenta de arena en los ojos que impide mi llanto.
Elijo ahoga​rme y esconderme de mí misma.
No miento si me ves portar una bandera sincera de “te quieros”.
Te echo de menos y me obligo a hacerlo.
Voy a cambiar este viaje para volver a volver.              

Para querer… Para agradecer.

Solo revientan los corazones grandes y tú has arrasado con todo.

Hacer memoria de sonrisas y recordarme en la cima de tu ombligo.               Joder… Joder…
Jamás tendría que haberme ido.
Necesito tus manos y el abrazo infinito.
Hablame desde la verdad de saberte libre y jurame que jamas…. Que jamas….
Que jamas dijiste un te quiero que fuera cierto.
Solo cuando te oiga podré creerte.
Se ha deshecho el sentido del camino en orizontal para anidarse a mi cuello.
La soga de la necesidad me corta el aire.
Justo cuando creí encontrar la libertad te la regalé a ti. Y ahora no me queda nada.
Viajo sin equipaje dentro y prescindo de lo que hay ahí fuera.
Echo de menos y me asusta el futuro que no tengo.

Le regalo esta historia al viento y que sea lo que tú quieras.
Que yo solo quiero
Seguir queriendo
La libertad de tu pecho.
Y nada más.